0%

Blog del Banco Finandina

¿Cuándo es necesario adquirir un seguro todo riesgo y cuáles son sus beneficios?

¿Sabías qué el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT) no cubre los daños materiales? Estos gastos deben ser asumidos por los involucrados en el accidente. Esta es una de las razones por las que cada vez más conductores eligen el seguro todo riesgo. De hecho, El Tiempo (2018) reseña que el 38.7 % de los automóviles en Colombia están protegidos con este tipo de seguros.

Y esta cifra crece todos los años gracias al crecimiento del parque vehicular. Al respecto, Portafolio (2019) reseña que en 2018 se vendieron 256.662 vehículos nuevos en Colombia. Además, esta cifra demuestra que un carro nuevo es una de las primeras opciones que se tienen en cuenta al invertir en Colombia.

Pero ¿cómo este tipo de seguros protege tu inversión y cuáles son sus beneficios? Sigue leyendo.



¿En qué te beneficia un seguro todo riesgo?


Conducir es una actividad de alto riesgo que, además, puede poner en peligro tu patrimonio y todo el esfuerzo que hiciste para comprar tu carro. Por esta razón, un SOAT no tiene la cobertura suficiente para brindarte la tranquilidad y protección que necesitas.

El seguro todo riesgo te brinda protección en casos de accidentes, daños, robos o pérdidas. Este seguro evita, por ejemplo, que tengas que recurrir a tu fondo de empleados o tomar un crédito para asumir los costos de las reparaciones producto de un accidente de tránsito.

Además, según cifras de Dinero (2018), en Colombia, un promedio de 112 conductores son víctimas de hurto de vehículos todos los días. Con un seguro todo riesgo puedes tener la tranquilidad de que no perderás tu patrimonio por esta causa.



¿En qué casos es necesario adquirir este tipo de seguros?


Por los beneficios que otorga el seguro todo riesgo, lo ideal es que todos los vehículos cuenten con este tipo de protección. Sin embargo, es muy recomendable que adquieras este seguro si cumples con alguna de las siguientes condiciones:

  • Manejas en carretera con frecuencia.
  • Si eres taxista, mensajero, entregador, vendedor o trabajas conduciendo todo el día.
  • Recorres largas distancias para llegar a tu lugar de trabajo.
  • Si rentas un vehículo para tomar unas vacaciones familiares.
  • En tu lugar de trabajo o en el lugar donde vives no hay parqueaderos cerrados.

 



¿Qué cubre el seguro todo riesgo?


Existen dos tipos de pólizas para este tipo de seguros: con franquicia y sin franquicia. En los seguros con franquicia se fija el pago de un deducible, que puede ser un monto fijo o un porcentaje de los gastos según las condiciones de la aseguradora. Por su parte, los seguros sin franquicia cubren la totalidad de lo asegurado.

Prácticamente todas las pólizas de seguro todo riesgo incluyen lo siguiente:

  • Daños totales o parciales a tu vehículo y a los demás vehículos involucrados en un accidente de tránsito.
  • Robo del vehículo o de una de sus partes.
  • Lesiones personales y gastos fúnebres de terceras personas.
  • Si viajas con frecuencia, es recomendable que contrates una “asistencia en viajes” adicional a tu seguro.

 



Por último, recuerda que no puedes utilizar tu fondo de pensiones y cesantías para cubrir los daños ocasionados producto de un accidente de tránsito. Por lo tanto, es recomendable que siempre estés bien asegurado.

Comparte este articulo

Déjanos tus comentarios