0%

Blog del Banco Finandina

¿Qué define a un buen gerente?

Hablar de un buen gerente, requiere del conocimiento inicial de su significado básico. Peter Druker, señalaba que las tareas vitales del mismo, se vinculan al cumplimiento del propósito y misión de la organización. Además, su principal función, organizar el trabajo de forma eficiente y motivada.

 

En este sentido, la gerencia comprende destrezas, técnicas administrativas y el involucramiento con el factor humano. En el pasado, se tenía el paradigma de que el gerente debía tener solo conocimientos técnicos. Por ejemplo: finanzas, contabilidad, derecho, entre otros. 

 

No obstante, el mundo se ha transformado y se requiere de un gerente dinámico y adaptado a estos cambios constantes. Por ello, se demanda, principalmente, que sean optimistas, inspirados, apasionados y transmitan esto a sus seguidores. De igual manera, algunas de las características elementales que deben poseer son:

 

  • Pensamiento estratégico

 

  • Actitud positiva

 

  • Conocimiento actualizado

 

  • Capacidad de tomar decisiones

 

  • Capacidad de innovar

 

  • Enfoque de trabajo en equipo

 

  • Flexibilidad al cambio

 

  • Proactividad y visión futuristas

 

  • Negociación

 

 

El gerente como líder

 

Los buenos gerentes deben ser capaces de dirigir a los empleados que administran. Entre sus rasgos de liderazgo se incluyen la estabilidad emocional, el entusiasmo y la seguridad. Al mostrar estabilidad emocional, el gerente no permitirá que la frustración y el estrés se vuelvan abrumadores. (Valera, 2015)



La importancia de la comunicación


 

Otro aspecto fundamental en un buen gerente es ser capaz de comunicarse bien y efectivamente. Esto debido a la constante interacción con los empleados que les reportan, otros gerentes y clientes; así como, su rol en la comunicación entre los empleados. La comunicación puede ser en persona, por teléfono o por correo electrónico



Los buenos gerentes se toman el tiempo para escuchar lo que los empleados y los clientes tienen que decir. En su rol gerencial, también son conscientes de la comunicación no verbal. Lo que hacen comunica tan fuerte como lo que dicen, por eso deben cuidar el ejemplo que dan a los empleados.



Organización y planificación

 

El gerente sabe qué se debe hacer y cuándo se debe hacer. Conoce y entiende los objetivos de su negocio y las labores de los empleados para alcanzarlos. Si les asigna una tarea o un objetivo, pueden planificar los pasos necesarios para obtener su fin. Es vital, además, comunicar a los trabajadores los pasos que deben llevar a cabo. Otro elemento fundamental es planificar horarios, inventarios y presupuestos departamentales.



¿Cómo lograrlo?

 

Mucho se ha hablado si un buen gerente nace o se hace. Sin embargo, hay algunas acciones que se pueden seguir para lograrlo, tales como las indicadas por Peña (2018):

 

  • 1. Contar con un mentor que posea las habilidades de liderazgo para seguir su consejo.

 

  • 2. Practicar las habilidades constantemente. Ir reflexionando sobre el progreso y solicitar retroalimentación a los agentes involucrados en el día a día empresarial.

 

  • 3. La capacitación es muy importante. Se pueden buscar talleres y formaciones online o de forma presencial.

 

  • 4. Contratar un coach de gerencia que pueda orientar las acciones para lograr ser un buen gerente.

Comparte este articulo

Déjanos tus comentarios