0%

Blog del Banco Finandina

Alcanza tu proyecto de vida manejando bien tu dinero

Tu proyecto de vida se convierte en realidad gracias a tu visión de futuro, a tu persistencia y a tus finanzas. El buen manejo de tu dinero es definitivo para lograr lo que quieres en una forma tranquila y organizada. ¿Cómo debes hacerlo? 

 

Sigue estos consejos claves para cumplir tus objetivos.

 

 

 

1. Visualiza

 

Lo primero que debes hacer es tener claro cuál es tu proyecto de vida, realmente qué es lo que quieres alcanzar. Imagina en detalle qué esperas. 

 

Responde a diferentes preguntas como:

  • ¿Dónde espero vivir y trabajar?

 

  • ¿Cómo quiero yo que sea mi familia?

 

  • ¿Cómo espero que sea mi vida en un futuro?

 

  • ¿Cómo quiero ganarme el dinero para vivir?

 

  • ¿Qué seguridades económicas quiero tener?

 

  • ¿Cuáles son mis prioridades en mi proyecto de vida?

 

  • ¿Qué conocimientos quiero adquirir, cómo y dónde?

 

  • ¿Qué satisfacción emocional, espiritual y mental deseo lograr?

 

Si tienes claras estas respuestas, puedes saber a qué vas a dedicar tus recursos económicos en primera instancia y en qué acciones te vas a concentrar.

 

 

 

2. Fija prioridades y sus costes

 

Haz un plan de trabajo en el que traduzcas tu proyecto de vida en metas concretas con costos específicos para alcanzar en un tiempo determinado. 

Define qué vas a estudiar, dónde, cuánto cuesta y en qué tiempo lo vas a lograr, por ejemplo. Estima el costo de tu vivienda, si es que la vas a comprar, o si vas a vivir en arriendo. Calcula cuánto te costará tu seguro médico de por vida y cómo lo vas a adquirir.

Haz lo mismo con cada uno de los logros que deseas. Una vez tengas esta lista en detalle, debes entrar a definir cómo vas a conseguir los recursos.

 

 


 

3. Define el dinero


 

Una manera de entender el dinero para que esté al servicio tuyo y no tú al servicio de este es entenderlo como un medio. El dinero es un medio para conseguir tus metas, no es el fin en sí mismo.

Con este enfoque buscarás dinero para algo específico y no por el simple hecho de acumularlo y esto le dará un mayor sentido a lo que haces. También ayudará a que no seas esclavo de tu dinero. Así, con este concepto y con las metas claras, empezarás a diseñar cómo lo vas a lograr. 

Las claves para tener en cuenta son los ingresos, el ahorro y las deudas.

 

 



4. Aprende a endeudarte


Recuerda que una cosa es tu capacidad para endeudarte y otra la verdadera cantidad de dinero con la que cuentas.

Es bueno tener esto claro para no llegar a pensar que tu capacidad de crédito es como el dinero en tu cuenta de ahorros. Este es un error común y fatal. Eso sí, es casi imposible lograr bienes materiales sin pedir préstamos. 

La mayoría de la gente no cuenta con todo el capital en el mismo momento de su vida. Por eso, se hace necesario aprender a adquirir deudas. Los préstamos hipotecarios son más baratos que los de libre inversión o los personales.

Aprende sobre alternativas como el leasing para adquirir bienes como vehículos. Adquiere deudas que no sean tan a largo plazo y págalas lo más rápido posible. Cuando liberes una deuda, no uses ese dinero que te sobra al mes para gastos, abónalo a la siguiente deuda o ahórralo. Usa préstamos personales solo para casos de emergencia y ojalá sean de corto plazo.

Nunca pagues el mercado de la casa a crédito. No saques tarjetas de crédito que no necesitas. Jamás difieras todas las deudas de la tarjeta de crédito al número máximo de cuotas. Pide deudas únicamente para tus metas específicas, para aquellas que escribiste en la lista y que realmente forman parte de tu proyecto de vida.

 

 



5. Aprende a ahorrar


 

La fórmula básica que recomiendan los expertos es sencilla: 50/20/ 30. Del total de tus ingresos, destina el 50 por ciento a tus gastos básicos; el 20 por ciento para ahorros y el 30 por ciento déjalo para tus gastos personales. 

Ahorra pensando en las metas de tu lista, estas serán el mejor motor para guardar tu dinero. Estudia cómo puedes invertir estos ahorros para ganar más dinero, y analiza qué tanto riesgo estás dispuesto a asumir.



  • Si eres demasiado conservador, seguramente buscarás invertir en un CDT
    Con los CDTs estarás seguro y tendrás rentabilidad, pero no siempre ganarás buenos intereses.

 

  • Si eres más arriesgado, tal vez busques otras opciones como las acciones o apostarle a otro tipo de proyectos como nuevos negocios, nuevas alianzas o emprendimientos.

 

 

  • Los créditos hipotecarios para inmuebles que adquieres como inversión no siempre son la mejor alternativa.



El negocio está en que la ganancia que recibas no se vaya toda en el pago de la deuda. Invierte únicamente en negocios en los que tu tengas claras las cuentas y en los que comprendas de qué se trata.



¡Recuerda! El único dueño de tu proyecto de vida y de tu dinero para hacerlo realidad eres tú.

 

 



6. Celebra cada logro


 

Cuando logres cada uno de los objetivos de la lista de tu proyecto de vida, disfrútalo. Ser feliz con lo que logras también debe formar parte de ese proyecto de vida. Siéntete a gusto con lo que alcanzas y aprovecha las enseñanzas que te ha dejado el proceso para hacerlo. El presente también forma parte de la vida.

 


Comparte este articulo

Déjanos tus comentarios