0%

Blog del Banco Finandina

Razones para tomarte un año sabático

Hoy reconocemos cada vez más la necesidad de balancear la vida profesional y personal para alcanzar nuestro bienestar. Tomarse un año sabático es una decisión que puede aportar a este equilibrio.


Descubre lo que tienes que saber para que tu descanso te ayude a construir el porvenir que estás buscando.



No hay mejor día para tu salud que hoy


Recientemente, el estrés laboral ha sido incluido en la Clasificación de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS). De acuerdo con ella, este síndrome se caracteriza por "una sensación de agotamiento", "cinismo o sentimientos negativos relacionados con el trabajo" y una "eficacia profesional reducida".


Las personas también pueden experimentar los efectos físicos del estrés laboral:


  • Cardiopatías
  • Trastornos digestivos
  • Aumento de la tensión arterial
  • Dolor de cabeza
  • Trastornos músculo-esqueléticos

Un año sabático puede contribuir a prevenir o aliviar el impacto del estrés laboral en tu salud.

 


Un impulso hacia una nueva dirección


Frecuentemente, las personas optan por un año sabático porque han perdido el norte en sus actividades. Entonces, comenzar desde cero puede ser más útil que andar en círculos sin poder salir del laberinto.


Hay quienes buscan cambiar de campo profesional. Otros tantos necesitan alejarse un tiempo de él para volver con vocación renovada. En ambos casos, un año sabático puede ser la oportunidad ideal para emprender el vuelo una vez más.



Decide qué tipo de año sabático sueñas


Mientras unos anhelan pasar los días recorriendo el mundo, otros buscan dedicarse a estudiar o a aprender un nuevo oficio. En esto no hay respuestas equivocadas. Lo importante es que tengas una idea clara sobre lo que necesitas hacer para que tu año sabático sea significativo para tu proyecto de vida.


Esta reflexión es clave desde dos perspectivas. Primero, para planear lo que vas a hacer durante tu descanso. Segundo, para que tus expectativas sobre los resultados de tu pausa laboral se ajusten a la realidad de lo que hiciste en ella.



Consejos para aprovecharlo al máximo


La determinación es lo primero que necesitas, pero no lo único. La planeación es fundamental para que un año sabático no se convierta en un dolor de cabeza financiero.

Empieza por hacer un presupuesto de tus gastos. Incluye tanto los fijos como los que vas a tener dependiendo de lo que elijas hacer durante ese tiempo. Esto te ayudará en el siguiente paso, que es ahorrar los fondos necesarios. Analiza si tienes alguna forma extra de tener ingresos: haciendo trabajo freelance, rentando un espacio de tu casa, etc. También puedes optar por los préstamos personales.


Por último, ten siempre en mente lo que necesitarás para que tu pausa se integre a tu proyecto de vida. Por ejemplo, si vas a estudiar, ingresa a un programa que te permita hacer pasantías. Así podrías encontrar un nuevo empleo. Si vas a emprender un negocio en tu campo profesional, no descuides la red de contactos que ya tienes.

Comparte este articulo

Déjanos tus comentarios