0%

5 pasos para elaborar la visión de tu empresa

La visión, como la conciben diversos autores clásicos como Kotler, Armstrong, Drucker, Senge, Mintzberg, Münch, entre otros, representa la estructura que ubica a la organización en el tiempo y en el espacio de acuerdo con sus objetivos. En palabras más sencillas, es el sueño que tiene una empresa de alcanzar su desarrollo.


 

La visión en sí se trata del punto al que se desea llegar en un futuro. Este debe estar concebido desde el propio sueño, pero centrado en un objetivo a largo plazo. Pensar en tener la visión de una empresa cuando esta no va más allá del corto tiempo, resulta inconcebible.


 

Una visión representa, básicamente, el conjunto de posibilidades para cualquier empresa. Para ir camino al éxito, se debe tener claro a dónde se quiere llegar y para esto, se debe tener los pies en la tierra y pensar de cara al futuro que se desea alcanzar.


 

De acuerdo con lo anterior, para desarrollar la visión de una empresa, de manera fácil y asertiva, se deben considerar los siguientes elementos:


  • 1. Focalización en el futuro que sirva como base sólida para la empresa. El determinar el camino por el que se dirige a largo plazo representa el rumbo y el incentivo para orientar las decisiones estratégicas de crecimiento de la empresa.

 

  • 2. Visualización de una imagen vívida para la empresa como si fuera para concretarla ahora mismo. El propósito es ser el motor principal además de representar la guía de la empresa para alcanzar el estado deseado.

 

  • 3. Desarrollo con base en las capacidades y fortalezas de la empresa. Perfeccionar una estructura organizativa ayuda a formular diversas estrategias; esto con el fin de elegir la más adecuada para conseguir los objetivos establecidos.

 

  • 4. Ser realistas teniendo en cuenta factores internos y externos. Es fundamental ya que ayuda a la creación de nuevas, innovadoras e importantes metas. Esto para poder llegar a ser lo que se desea ser.

 

  • 5. Dar a la gente el sentimiento de que sus vidas y su trabajo se mueven hacia objetivos legítimos y reconocible. Cualquier empresa que desee tener éxito y busque beneficios debe someterse a un sistema de dirección estratégico, para definir y seleccionar cabalmente sus valores.

 

 

Los anteriores son los elementos para el desarrollo de la visión de una empresa y saber hacia dónde se quiere llegar. Ellas le permiten a la empresa tener las perspectivas que ofrecen los siguientes beneficios:

 

  • Conformar la base de un portentoso talento humano.
  • Generar cohesión, trabajo en equipo y sentido de pertenencia.
  • Constituir un argumento sostenible para la toma de decisiones, tanto estratégicas como tácticas.
  • Establecer una plataforma para que la empresa se desarrolle y evite la dependencia de unas cuantas personas.

 

Una visión clara propone un fin, y las estrategias son las que suministran los medios para alcanzar ese fin. El trabajo en equipo genera un compromiso para cumplir con metas comunes. Estas contribuyen con el desarrollo de habilidades, al reconocer los logros individuales y un espacio común para opiniones y sugerencias.


 

El éxito individual contribuye con el organizacional. Por más de que existan diferencias se genera un sentido de apoyo mutuo, en pro de alcanzar el éxito como equipo de trabajo y, por supuesto, de toda la empresa. El éxito es algo que generalmente se busca, pero muchas veces no se encuentra; a pesar de que se cuente con las herramientas apropiadas, si no se utilizan bien se puede impedir que la empresa crezca como se planificó.


En la empresa se debe repetir la visión hasta el cansancio; las personas tienen que tener clara esta realidad. Para ello la visión debe estar puesta en la entrada y en los espacios estratégicos de la empresa. La idea es que siempre este visible y en la mente de todos los que hacen parte de la empresa.

Comparte este articulo

Déjanos tus comentarios