0%

Transformar un banco en medio de una crisis financiera

Transformar un banco en medio de una crisis financiera es una situación sencilla; la cuestión es no quedarse con los brazos cruzados, pues, como decía John Maynard Keynes, “entramos en un círculo vicioso: no hacemos nada porque no tenemos dinero, pero es precisamente porque no hacemos nada que no tenemos dinero”. Así que, para reinventar un banco en medio de una crisis financiera, hay que hacer algo.

 

 

Especialistas en el tema mencionan que las empresas invierten mucho tiempo en mirar hacia adentro, en preguntarse cómo se puede mejorar todo desde lo interno, pero esto no es suficiente, porque es más importante mirar hacia afuera, ver cuáles son las necesidades de los usuarios, saber qué es lo que quieren y esperan de los bancos. 

 

 

La prioridad son los clientes, ya que ellos nos indican por dónde debemos caminar y cómo quieren que nos reinventemos para ofrecer el mejor servicio y la mejor experiencia. Es necesario mejorar la oferta de valor, como los servicios personalizados.

 

 

Esto es de suma importancia porque vivimos en el mundo de la inmediatez, de la alta velocidad. Por eso se hace necesario:

 

  • Atender y responder a nuestros clientes en tiempo real, para así convertirnos en los proveedores principales de sus servicios financieros.

 

  • Brindar una atención inmediata y eficaz, para así ser los proveedores de pagos de los clientes en todos los mercados donde realicemos operaciones.

 

 

Para lograr lo anterior, también deben tomarse en cuenta estos puntos:

 

  • Necesitamos profesionales con habilidades y capacidades en sus labores, pero también capacitados que puedan apoyar a los clientes en todas sus actividades bancarias.

 

  • Necesitamos emprendedores para colaborar e invertir en sus empresas. Es de suma importancia extender nuestras redes económicas para reinventar el banco porque sus ideas, su talento y su pasión, nos servirán de mucha ayuda para darle otra cara y atención a la empresa.

 

 

La situación es generar confianza porque la banca está basada en dicho valor. Sin embargo, para lograrla, es necesario actuar de manera responsable, reflejando transparencia e integridad en los procesos bancarios. Nuestros clientes están muy interesados en que cada centavo depositado esté seguro. 



Créditos

 

Los clientes, además de buscar un excelente manejo de cuenta, también desean saber si el banco los apoyará con un crédito justo. Esto es muy importante porque si las personas no se sienten respaldadas, perderán la confianza. 

 

Es necesario hacer sentir al cliente como si fuera de la familia. Los créditos ayudan en esta meta, porque quien recurre a ellos confía en el trato, la responsabilidad, la transparencia e integridad que maneja la empresa. Así, las personas recomendarán los servicios bancarios y muchos otros clientes llegarán, y en consecuencia se podrán ofrecer mayores servicios crediticios.

 

Economistas señalan que lo más importante en los créditos no son las altas tasas de interés, sino la mayor cantidad de créditos con intereses bajos que una población puede obtener. Esto permitirá innovar en la reactivación de la economía de la sociedad y de la banca. Sin embargo, no hay que olvidarse de los empresarios.

 

Dos puntos claves para transformar un banco en medio de una crisis financiera son:

 

  • 1. Facilitar préstamos a las grandes empresas.

 

  • 2. Facilitar préstamos a las pequeñas y medianas empresas.

 

Con estas acciones, se les hace saber a los empresarios que pueden contar con nosotros, que la solidaridad y confianza son los valores esenciales en el banco. 



Banca digital


En esta época tecnológica, el tiempo vale oro. Por eso, es necesario ofrecer servicios bancarios ágiles, cercanos e innovadores. Las personas necesitan una banca digital donde puedan hacer todas sus operaciones.


De acuerdo con la consultora, Juniper Research, en 2017, cerca de 1.200 millones de personas en el mundo accedieron a los bancos usando algún dispositivo móvil (computadoras, smartphones, smartwatches, tabletas). 


La misma consultora contempla que, en 2021, más de 3.000 millones de personas realizarán operaciones bancarias a través de dispositivos móviles. Es necesario invertir en aplicaciones que permitan a los clientes realizar sus operaciones a través de la banca digital.

 

Las ventajas que ofrece una banca digital son las siguientes: 

 

  • Favorece la captación de más clientes.

 

  • Reduce costos de inversión en oficinas y empleados.

 

  • Facilita cualquier tipo de operación a los usuarios.

 

  • Ahorra tiempo y costos de traslado a los usuarios.

 

  • Acceso a los servicios bancarios las 24 horas de los 365 días del año.

 

  • Acceso a créditos a través de aplicaciones móviles.

 

  • Permite pagar los créditos que solicitaron los clientes.

 

 

Con esta información, se pueden observar las desventajas de la banca tradicional:

 

  • Las operaciones bancarias tienen un horario establecido por las sucursales.

 

  • Aumentan los costos en tiempo y dinero para trasladarse a una sucursal.

 

  • Mayor inversión en la creación de oficinas y capacitación del personal.

 

  • La captación de clientes que usa la banca tradicional es menor.

 

La rapidez y la eficacia que ofrece la banca digital se ajusta a las necesidades de nuestros clientes. Sin embargo, hay que ir más allá y apostar por ofrecer productos virtuales, como las tarjetas de crédito o las cuentas de ahorros.





Tarjetas de crédito

 

Facilitar el trámite de tarjetas de crédito permite generar ingresos al banco y ganancias materiales a los clientes. Es decir, todos salen ganando. Por tal motivo, aumentar la aprobación de tarjetas de crédito permite generar mayores ganancias de diferentes maneras:

 

  • Cuando los clientes usen sus tarjetas y paguen después del tiempo establecido, el banco puede cobrar comisiones por atraso.

 

  • Las comisiones anuales son una gran ventaja para el banco y el cliente, pues muestra la relación de confianza que existe entre ambos.

 

  • Los establecimientos que acepten tarjetas de crédito pagan una comisión por utilizar los servicios de pago del banco. 

 

  • Los clientes pueden disponer de efectivo a través de sus tarjetas de crédito, siempre y cuando estén dispuestos a pagar los intereses.

 

Con estos consejos, transformar un banco en medio de una crisis financiera es una situación sencilla. Solo hay que recordar que no hay que quedarse con los brazos cruzados. Es necesario actuar: generar confianza, aumentar la aprobación de créditos y apostar por una banca digital y a domicilio.

Comparte este articulo

Déjanos tus comentarios